martes, 25 de mayo de 2010

Vueltas de la chica (2º parte)

Sea cual sea la posición de los brazos o la postura de baile las vueltas de la chica son siempre iguales y no hay más posibilidades que las que ya estudiamos anteriormente, de modo que no volveremos a repetir aquí toda esa información. Nos limitaremos pues a los detalles específicos para las vueltas abajo que se refieren a la forma de indicarlas y girar las manos y a los desplazamientos que hacen los dos miembros de la pareja durante las mismas.

Sólo una última aclaración antes de empezar. Recuerda que anteriormente, vimos que había hasta tres posturas bajas de baile diferentes. No te líes con ello: todas las indicaciones que vamos a dar se refieren exclusivamente a la postura clásica o de gancho (las otras tienen sus propias técnicas de giro de manos y esta información no sirve para ellas).

EL BRAZO DE GOMA

En la postura de gancho todas las vueltas se indican con el brazo izquierdo del chico sobre el derecho de la chica. Evidentemente también se podrían hacer con el otro pero en el baile de salón dicha posibilidad no se contempla hasta los niveles más avanzados con el objeto de simplificar el aprendizaje.

La técnica de indicación de las vueltas abajo se basa en la idea de que los brazos están "duros" abajo en la posición de baile y "blandos" arriba, durante las vueltas y los enlaces. Si se cumple este requisito, la indicación no puede ser más sencilla: basta con que el chico dé un tirón del brazo de la chica en la dirección que quiera que gire y que a continuación afloje el brazo, situándolo por encima de su cabeza en una posición más o menos "redonda", sin ángulos ni posturas rígidas. El brazo de la chica también debe adoptar la misma disposición.

Una vez más queremos recordar que no sirve de nada mover el brazo alrededor de la cabeza de la chica para intentar que gire más rápido ("remover la perola", en el argot). La chica gira por si misma; lo único que hace el chico es indicarle la dirección. Para indicar una vuelta más veloz lo que hay que hacer es aplicar un empujón más fuerte y corto.

De lo que sí debe preocuparse el chico es del problema de girar las manos mientras la chica está dando la vuelta. Al estar cogidos en gancho es la mano del que dirige la que debe girar dentro de la de la pareja, al contrario que en la postura alta de baile. Para facilitar la rotación de los dedos es conveniente que el chico deje sólo dos (el índice y el medio) en el interior de la mano de la chica durante la vuelta. Aunque el encargado de esta tarea es el chico, la chica debe contribuir sujetando los dos dedos con la suficiente fuerza como para que no se suelten en un giro rápido.

GIRANDO ALREDEDOR DE LA CHICA

La otra característica específica de las vueltas abajo es el desplazamiento del chico alrededor de la chica durante la ejecución de éstas. En las vueltas arriba el chico permanece todo el rato en el mismo lugar con objeto de servir de referencia pero si hiciera lo mismo en la postura baja de baile quedaría muy soso y estático...

El desplazamiento del chico en las vueltas abajo es siempre en dirección contraria a la del giro de su pareja, con el objeto de "interceptarla" antes de que complete la vuelta. Esto facilita mucho la labor de la chica (que se marea menos) y dinamiza extraordinariamente el baile, dotándolo de mayor movilidad. La cantidad de vuelta que le "coma" el chico a la bailarina depende del baile y de su propia velocidad de desplazamiento pero en general oscilará entre un cuarto y media, que es el máximo. De hecho cuando el chico es capaz de alcanzar a la chica a mitad de vuelta ya no se puede decir que técnicamente gire alrededor de ella sino que ambos intercambian sus posiciones, en lo que es el típico giro de lado a lado del rock'n'roll, llamado vuelta hecha y deshecha en el baile de salón.

La clave para que los desplazamientos del chico salgan bien es que los inicien unas décimas de segundo antes de indicarle la vuelta a la chica. Haciéndolo así conseguirá avanzar más y hará un preaviso muy efectivo de la dirección en que será la vuelta ya que la chica se dirigirá instintivamente hacia el espacio que deje libre al moverse.


Truco

En las vueltas abajo, la que da problemas
con la rotación de las manos, es la vuelta por detrás o por la derecha. Para evitar que se traben los dedos,el chico debe realizar un pequeño giro de la muñeca hacía sí al empezar la vuelta (como si quisiera ver la hora en su reloj) y en dirección contraria a continuación, todo ello sin sacar los dedos de la mano de la chica en ningún momento

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada