jueves, 6 de mayo de 2010

Postura: Como colocarse a la hora de bailar (2º parte)

En la 1º parte, mencionamos de pasada que habían dos formas diferentes de cogerse para bailar: la postura alta o en pareja que se utiliza para la gran mayoría de los bailes y la baja (con los brazos abajo) de la que hablaremos en esta publicación. Algunos ritmos se bailan exclusivamente en la postura baja, otros permiten alternar entre ambas posturas a lo largo del baile y hay muchos que sólo utilizan la postura alta de brazos.

Hay muchas formas de cogerse con los brazos abajo y cada una de ellas facilita la indicación de determinados movimientos. Teniendo en cuenta que todas las posturas bajas tienen en común que la distancia entre los bailarines es mayor que en la postura alta y que la pareja ha de sujetarse por las manos para hacer las indicaciones de baile, hemos distinguido tres formas distintas de cogerse abajo:

  • Clásica o de gancho: Con los brazos caidos a lo largo del cuerpo, el chico flexiona los codos en ángulo recto, ofrece sus manos a la chica y ésta las pone encima. Los brazos de la pareja quedarían a la altura de las caderas aproximadamente. Ninguno de los dos aprieta la mano del otro sino que se sujetan mutuamente formando un "gancho" entre los dedos y la palma de la mano y tirando cada uno hacia sí. Los dedos pulgares no se utilizan para nada. Esta postura facilita la indicación de las vueltas de la chica y todo tipo de desplazamientos. Sin duda es la mejor forma de cogerse abajo.

  • Americana o con las palmas apoyadas: Esta postura es más versátil y estética pero no sirve para indicar muchos movimientos. Con las palmas de las manos apoyadas en las de la pareja, ambos deben empujar lo suficiente para que las manos no se despeguen en ningún momento. A menudo el chico tendrá que cambiar la posición de sus dedos con el objeto de hacer indicaciones y los brazos se pueden colocar a distintas alturas, así que no es una postura fija.

  • Cubana o cogiendo a la chica por las muñecas: Se utiliza sobre todo en los bailes caribeños. La chica levanta ambos brazos ante sí con el canto de la mano apuntando al frente y el chico las sujeta por las muñecas. Esta postura resulta muy tosca para bailar de frente a la pareja pero es perfecta para indicar movimientos cruzados por lo que suele combinarse con alguna de las otras. También sirve para indicar pasos laterales pero en ese caso hay que bajar las manos y empujar con los codos hacia fuera. El chico tiene una gran sensación de control cogiendo a la chica de esta manera.

Cada una de estas tres posturas bajas tiene su propia forma de girar las manos e indicar los pasos por lo que hemos decidido ocuparnos sólo de los aspectos técnicos de la postura clásica o de gancho. A partir ahora, todas las indicaciones que demos se referirán exclusivamente a esta forma de coger las manos.

EMPUJAR Y TIRAR

Cuando bailamos abajo no tenemos contacto con el cuerpo de la pareja como en la postura alta de modo que todas las indicaciones han de hacerse a través de los brazos. En principio el procedimiento para dirigir funciona exactamente igual: el chico intentará "obligar" a la chica a mover sus pies en determinadas direcciones mediante pequeños empujones o tirones de los brazos aprovechando el momento en que cambia el peso de pierna.

Para que las indicaciones del chico sean efectivas es imprescindible que ambos miembros de la pareja mantengan una cierta tensión en sus brazos. La regla de oro para bailar abajo es muy sencilla: los brazos ni se estiran ni se encogen. Por supuesto esto no quiere decir que haya que tenerlos completamente rígidos, de hecho necesitan cierto grado de flexibilidad. Simplemente significa que si el chico tira de la chica hacia sí es para que avance, no para que los estire.

VUELTAS, ENLACES Y ALGUNOS DESPLAZAMIENTOS

En la postura baja de baile la pareja apenas se desplaza por la pista aunque evolucionan el uno alrededor del otro y se intercambian la posición constantemente. El 90% de los movimientos que se hacen abajo son vueltas y enlaces de brazos, muy parecidos en todos los bailes si bien se realizan con distintos pasos y estilos.

En el momento en que la chica empieza a girar y sube los brazos por encima de la cabeza el chico ya no tiene ningún control sobre ella, de modo que es muy importante que antes de eso ocurra le haya indicado con claridad la dirección en que ha de moverse y el movimiento a realizar. Nunca intentes dirigir a la chica cuando los brazos ya están arriba. Aparte de que no se puede, pocas cosas hay más antiestéticas que las posiciones de brazos rígidas durante los giros. Recuerda: por debajo de la cabeza, brazos duros como piedras; por encima, blandos como chicle.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada