martes, 1 de junio de 2010

Movimiento de caderas

Mover los pies no es suficiente para que los demás piensen que "bailamos bien". Hay todo un mundo de pequeños gestos o movimientos de otras partes del cuerpo (caderas, hombros, brazos) que pueden añadirse a la ejecución de los pasos para complementarlos y dotarlos de mayor vistosidad. Esos movimientos constituyen lo que la gente llama "estilo".

El catálogo de todos estos gestos técnicos que complementan el baile en pareja es prácticamente infinito: distintos grados de inclinación del tronco, giro de hombros, movimientos de cadera, flexiones de rodillas, acompañamiento de los brazos... Además de los que se utilizan en varios bailes, los hay específicos para algún ritmo concreto.

Precisamente el movimiento de caderas es con mucho el movimiento "de adorno" que se utiliza en más bailes. De hecho en todos se utiliza, con la excepción del vals, el pasodoble y tango.

LA CADERA

La cadera es la región saliente formada a ambos lados del cuerpo por los huesos superiores de la pelvis. Estos huesos pueden desplazarse en lateral dando lugar a un movimiento, que permite a los bailarines cambiar el peso de una pierna a otra con soltura, evitando que el gesto se vea rígido o tosco.

El movimiento de caderas es un gesto completamente natural que todos realizamos de forma espontánea cuando caminamos o estamos parados esperando el autobús. Consiste simplemente en dejar que la cadera de la pierna donde tenemos apoyado el peso del cuerpo salga en lateral.

El único problema es que bailando hay que acentuar un poco el movimiento "natural" de la cadera, sobre todo en los bailes caribeños, y a mucha gente le da vergüenza e inconscientemente "recorta" el movimiento. Pero para mover bien la cadera en el merengue por ejemplo, no queda otro remedio que llevar el movimiento hasta el final cuando el hueso de la pelvis se asienta comodamente encima del de la pierna y la cadera baja un poquito además de desplazarse en lateral.





Movimiento lateral
La cadera sólo puede moverse hacia los lados.
Para desplazarla basta con cambiar el peso de una pierna a la otra y dejarse "caer" sobre ella.



TÉCNICA INDIVIDUAL

Lo más importante con respecto al movimiento de caderas y todos los demás gestos "de estilo" que complementan los bailes es que dependen exclusivamente de nuestra propia técnica individual, es decir en la mayoría de los casos su ejecución no está supeditada a la coordinación en pareja como ocurre con los pasos de baile. En el caso que nos ocupa esto quiere decir que en la práctica uno de los miembros de la pareja puede mover la cadera más que el otro sin que ello suponga mayor problema.

Para trabajar individualmente la técnica del movimiento de caderas se necesita un espejo y mucha paciencia. Ten en cuenta que en aprender un paso sólo se tarda unos minutos (al fin y al cabo se trata simplemente de hacer un dibujo en el suelo), sin embargo para desarrollar o mejorar cualquier gesto técnico pueden hacer falta días o semanas...

Sitúate frente al espejo con el cuerpo bien derecho y las piernas ligeramente separadas. Traslada el peso a una de las piernas y deposítalo con confianza encima de ella. Mírate ahora en el espejo y comprueba que la pierna que sostiene todo tu peso está completamente recta y la otra un poco flexionada. La cadera de la pierna apoyada debería sobresalir más que la otra. Cambia el peso de pierna lentamente y vuelve a hacer todas las comprobaciones. Intenta que tu cabeza no se mueva como la de un "tente-tieso". Debe permanecer todo el rato en el mismo sitio aproximadamente. No muevas los hombros.


Flexión de Rodillas
Cuando tenemos el peso distribuido entre ambas piernas las dos rodillas están rectas pero al trasladarlo a una sóla, el propio cuerpo nos "pide" flexionar la otra para adoptar una postura descansada.



Realizar el ejercicio que acabamos de explicar no tiene dificultad pero con música hay que hacerlo mucho más rápido, lo que provoca la descoordinación, sobre todo al principio. Practícalo sin música el tiempo que haga falta, aumentando la velocidad de vez en cuando. Cuando lo domines en el sitio, prueba a hacerlo caminando.

Recuerda: PACIENCIA. La técnica individual es más difícil de aprender que los pasos, pero también luce mucho más en la pista y en el caso del movimiento de caderas, una vez que sepas hacerlo no se te olvidará jamás.



Truco

Si al practicar el ejercicio que te proponemos no puedes evitar que se te muevan los hombros y la cabeza (lo que los cubanos llaman "barquear" por motivos obvios), prueba a intentarlo con los brazos completamente despegados del cuerpo. Forma una línea recta con ellos e intenta que permanezca paralela al suelo mientras cambias el peso de pierna. Si ni aún así lo consigues, practica en el quicio de una puerta sujetándote con los brazos al marco.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada